Los mineros de Chile

El 5 de Agosto de 2010 se presento un accidente en una mina al norte de Chile donde 33 mineros se quedaron atrapados en un sitio de la mina a más de 700 metros de profundidad. Hombres de diversas profesiones y edades comprendidas entre los 19 y 63 años lucharon combatiendo ciertas dificultades bajo tierra.


Claudio Acuña: 44 años, operador de perforadora, soltero. Declarado fanático del club de fútbol Colo Colo.

Juan Aguilar: 49 años, supervisor, casado. Su esposa, Cristy Coronado, le dijo a la AFP: “Para mí esto es como un sueño. A veces espero despertar y que esté mi vida de antes”.

Osman Araya: 30 años, minero, casado. Trabajaba desde hace cuatro meses en la mina.

Florencio Valos: 31 años, capataz, casado. Hermano de Renán, otro de los mineros atrapados. Por su condición de capataz era la segunda jerarquía después del jefe de turno.

Renán Valos: 29 años, minero, soltero. Renán trabajaba en la mina desde hace cinco meses y es hermano del capataz Florencio Valos.

Samuel Valos: 43 años, minero, casado. Su mujer, Ruth, contó que había sufrido adicción a la pasta base de cocaína.

Carlos Barrios: 27 años, minero, soltero. Su padre, Antenor Barrios, relató su primera conversación luego del desmoronamiento que dejó atrapados a los mineros: “Lo encuentro con fuerza y con ganas. Una voz fuerte y clara. Me emocioné”.

Yonni Barrios: 50 años, electricista, casado. Por sus conocimientos de enfermería fue el encargado de elaborar informes médicos de sus compañeros y vacunarlos. En el exterior, dos mujeres reclamaron ser su pareja, en una disputa que terminó a golpes.

Carlos Bugueño: 27 años, minero, soltero. Antes de ingresar en la mina trabajaba como vigilante.

Raúl Bustos: 40 años, mecánico hidráulico, casado. Trabajaba como mecánico en los astilleros de la marina de Chile, en Talcahuano, un puerto en el sur destruido por el maremoto del 27 de febrero. Eso lo obligó a buscar trabajo en la mina.

Pedro Cortez: 24 años, electricista, soltero. Perdió un dedo en la mina hace un año.

Jorge Galleguillos: 56 años, minero, casado. Ha trabajado toda su vida en la mina y sufre de hipertensión.

Mario Gómez: 63 años, conductor, casado. Hijo de minero, se dedica a esta labor desde los 12 años y, desde las profundidades, le renovó su amor a su esposa. Lo apodan “El navegao”, porque tuvo un paso como marino mercante. En la mina se desempeñaba trasladando el mineral desde el yacimiento al exterior.

José Henríquez: 54 años, encargado de perforación, casado. Ha sido el guía espiritual de los mineros.

Daniel Herrera: 27 años, conductor de camiones, casado. Su madre Alicia Campos contó que prometió no llorar cuando le tocara su turno de hablar con él abajo. “No me quebré hasta que le dije: “Chau mi niñito.

Juan Illanes: 52 años, minero, casado. Soldado durante el conflicto fronterizo que estuvo a punto de generar una guerra entre Chile y Argentina de 1978.

Franklin Lobos: 53 años, conductor, soltero. Ex futbolista con un paso fugaz por el seleccionado chileno y que tuvo como compañero de equipo a Iván Zamorano en la liga local, cambió las canchas por las minas, como muchos de sus colegas. Tenía sólo tres meses trabajando para la minera San Esteban. “Hay muchos (ex) futbolistas profesionales en la mina. Pasa en todo el norte. Como su vida laboral es sólo hasta los 36 años, las compañías mineras, que son dueñas de los equipos, les ofrecen trabajo en la mina”, explicó Lobos.

Carlos Mamani: 23 años, operador de maquinaria pesada, casado. Es boliviano, el único del grupo que no es chileno.

José Ojeda: 46 años, encargado de perforación, viudo. Sufre de diabetes y fue quien escribió el mensaje que anunció al mundo que todos estaban con vida: “Estamos bien en el refugio los 33″.

Edison Peña: 34 años, minero, soltero. En la primera grabación expresó su desesperación al decir: “Quiero salir luego (rápido)”.

Omar Reygadas: 56 años, electricista, casado. Es líder de ‘El Refugio’, uno de los 3 grupos de trabajo en los que se dividieron los mineros. Su edad y experiencia le han dado un respetado puesto en el grupo. Es viudo y padre de 5 hijos, de los cuales 4 estuvieron esperando pacientemente en el campamento Esperanza.

Esteban Rojas: 44 años, encargado de mantenimiento, casado. Le prometió por carta a su esposa, Jessica Yáñez, con quien se casó por civil hace 25 años, que al salir tendrán una ceremonia religiosa.

Pablo Rojas: 45 años, cargador de explosivos, casado. Llevaba menos de medio año trabajando en la mina.

Jimmy Sánchez: 19 años, minero, soltero. Jimmy es el más joven de los 33 que se encuentran atrapados. Pese a su corta edad y menor experiencia en la profesión, reconocía la falta de gestión en la seguridad de la mina. Su esposa, Hellen Ávalos, comentó a una cadena internacional que Jimmy “nunca entró confiado a la mina porque pasaban muchas cosas ahí dentro y nadie se preocupaba de lo que pasaba ahí”.

Darío Segovia: 48 años, operador de taladro, casado. Su esposa Jessica Chille logró hablar con él después de 24 días. “Oír su voz fue un alivio para mi corazón”, dijo.

Víctor Segovia: 48 años, electricista, casado. Es el encargado de registrar por escrito lo que sucede dentro de la mina.

Mario Sepúlveda: 39 años, electricista, casado. Fue el presentador de la mayoría de los videos que se conocieron de los mineros. En una primera grabación hizo una sentida reivindicación de los trabajadores mineros: “Este es un mensaje para el pueblo entero: la familia minera, amigos míos, no es aquella familia que conocieron hace 100 ó 150 años atrás. Hoy día, el minero es educado, es un minero con el que se puede hablar, es un minero que puede sacar pecho, compadre, y se puede sentar en cualquier mesa de Chile”, señaló.

Ariel Ticona: 29 años, conductor de maquinaria pesada, casado. Su esposa Margarita tuvo a su tercera hija estando él atrapado en la mina. La niña fue bautizada Esperanza a petición de Ariel. Ticona pudo ver a través de fibra óptica el nacimiento de su tercer hijo, su hermano Cristian, que grabó el parto, dijo que el minero “derramó lágrimas y se conmovió mucho al ver las imágenes”.

Luis Urzúa: 54 años, topógrafo y jefe de turno, casado. Ha ejercido de líder. Fue el primero que habló con las autoridades. “Estamos bien y esperando que usted nos rescate”, le dijo Urzúa al presidente Sebastián Piñera, en un primer contacto telefónico. Esa vez definió el encierro como un “infierno”.

Alex Vega: 32 años, mecánico de maquinaria pesada, casado. El 22 de septiembre celebró su cumpleaños al interior de la mina. Empezó desde joven a trabajar en la mina San José, a sus 22 años ya escarbaba la tierra en busca de cobre. Tiene algunos quebrantos de salud, padece de hipertensión arterial e insuficiencia renal, enfermedades que podrían dificultarse con las condiciones en las que se encuentra el minero.

Richard Villarroel: 27 años, mecánico, soltero. Una gran motivación presiona las ganas de Richard de volver a la superficie, su esposa se encuentra en casi la mitad de su embarazo.

Claudio Yáñez: 34 años, operador de taladro, soltero. A Claudio Yáñez Lagos le espera al salir de la mina el nuevo mundo que creó a 700 metros bajo tierra el día que le dio el sí a su pareja, Cristina Núñez, cuando ella le propuso matrimonio en una carta que le envió al yacimiento. Fanático del rock progresivo y apasionado jugador de fútbol en sus ratos libres, Yáñez envió un emotivo mensaje a sus parientes quienes llenos de nostalgia y dolor manifestaron verlo bajo de peso.

Víctor Zamora: 33 años, mecánico automotriz, casado. Su mujer, Jéssica Cortez, confirmó durante el encierro que estaba embarazada.

Fuente: La Patilla

Deja un comentario*

Podrás enviar un comentario en esta entrada con tu cuenta en Facebook, Yahoo, AOL y Hotmail.